Irumaníacos *w*

14 nov. 2010

7 personalidades, 7 historias que contar... Cap. 08

Reacción/es: 
Hoy me he despertado con unas ojeras que me llegan hasta los pies. No he podido dormir a causa de un estúpido, que creo que todos sabemos a que me refiero...

Ritsuka: Buenos días, Irume.
Irume: Buenos días.
Kaizou: Hola, chicos.
Kúu: ¿Todo bien en el parque de atracciones?
Irume: Todo genial.
Kizuke: ¡Hola! -me miró sorprendido- ¿y esas ojeras?
Kúu: ¿Le ignoramos? -dijo dándole la espalda a Kizuke-.
Irume: Lo que queráis, yo quiero dormir -dije apoyándome en el hombro de Ritsuka y cerrando los ojos.
Ritsuka: Que bien, ahora soy una almohada...
Kúu: -imitándome dijo- Es que estás blando...
Ritsuka: ¿Me estás llamando gordo? -dijo torciendo una mueca.
Irume: -le pegué en el hombro un cabezazo- No digas eso. Estás buenísimo, Rit.

Vimos un lujoso Mercedes negro aparcando en frente de la entrada del instituto. Observamos como un apuesto hombre bajaba y se apoyaba en el automóvil mirándonos de frente. Aquél hombro nos saludó con la mano y nos acercamos.

Kúu: ¿Shota? -sorprendida- ¿ESTE ES TU COCHE?
Shota: Aja...
Irume: Buenos días, Shota.
Shota: Irume, ¿te vienes a dar una vuelta?
Irume: Pero, las clases van a empezar y...
Shota: -me cogió de la mano y me miró con sus preciosos ojos- Anda... ven... -se acercó a mi oído- tengo el permiso de mi padre y quiero contarte algo...
Irume: -suspiré- Está bien... Iré...
Kúu: Envidia, envidia -dijo señalándonos.

Me subí al coche y me despedí de todos. Observé como Kúu y Kaizou se iban a sus respectivas clases, y yo le hice un gesto a Ritsuka de "esto no me gusta, sálvame". También vi como Kizuke se quedaba en la puerta hasta que doblamos una esquina y desaparecimos de su vista.
Shota me llevó a ver una película al cine de un centro comercial de las afueras de la ciudad. Como aviones de papel. Ese era el titulo de la película. La historia trata de una chica que deja pasar a su amor por una pérdida de memoria, luego ponía el típico "x años después" y se veía como la mujer encontraba la tumba de su amado y moría enfrente de ella por una taque al corazón. Si, lloré mucho. Si, Shota también. Después de ver la película y animarnos un poco, es decir, tiendas, comer en un burger, etc., nos subimos en el coche y antes de bajar del coche, en frente de la entrada al instituto, Shota puso el pestillo de la puerta.

Irume: Shota, déjame salir.
Shota: Lo haré cuando me contestes a una pregunta.
Irume: ¿Cuál? -dije logrando quitar el pestillo si que se diera cuenta.
Shota: Mi padre me quiere a mi en el puesto de director para cuando se retire, y lo haré.
Irume: ¿Y la pregunta es...?
Shota: Después de mi, habrá que tener a alguien también ¿no? Pues, quiero un hijo, y la madre debes ser tú.
Irume: ¿Me estás pidiendo que tenga un hijo tuyo?
Shota: Después de casarnos.

No sabía que cara poner. Noté como alguien abría la puerta, y lógicamente, caí de espaldas, ya que estaba apoyada en la puerta. Caí encima de alguien y cuando pude ver bien, vi que era Kizuke. Estuve sorprendida. Los miré a ambos con un segundo de diferencia. Kizuke, Shota, Kizuke, Shota, Kizuke, Shota, Kizuke, Shota... Hasta que me mareé.

Continuará~

No hay comentarios: